Home   Embarazo ectópico o extrauterino

Embarazo ectópico o extrauterino

ventre plat : bien-être intestinal

¿Cómo es ?

Ectópico significa “fuera de lugar”. En un embarazo normal, el óvulo fecundado se implanta y se desarrolla dentro del útero. En la mayoría de los embarazos ectópicos, el óvulo fecundado anida en la trompa de Falopio. Es por eso que los embarazos ectópicos se suelen denominar “embarazos tubáricos”. El óvulo fecundado también se puede implantar en un ovario, el abdomen o el cuello uterino, de modo que estos últimos tipos de embarazo también se pueden designar como embarazos cervicales o abdominales.

Ninguna de estas áreas dispone del espacio necesario ni del tejido nutricional de que dispone el útero para que se pueda desarrollar un embarazo. A medida que vaya creciendo el feto, llegará un momento en que hará estallar al órgano que lo contiene. Esto puede provocar importantes hemorragias y poner en peligro la vida de la madre. Un embarazo ectópico clásico nunca llega a concluir con el nacimiento de un bebé vivo.

Signos y síntomas

Los embarazos ectópicos pueden ser difíciles de diagnosticar porque los síntomas a menudo se asemejan a los de la etapa inicial de un embarazo normal. Estos pueden incluir ausencia del período menstrual, sensibilidad o molestias en las mamas, náuseas, vómitos, cansancio extremo o incremento de la frecuencia de la micción.

Los primeros signos de advertencia de un embarazo ectópico suelen ser el dolor o el sangrado vaginal. El dolor se puede experimentar en la pelvis, el abdomen o incluso en los hombros o el cuello (si la sangre procedente de un embarazo ectópico roto se acumula e irrita determinados nervios). El dolor puede ser leve, asociándose a retortijones o pequeños espasmos al principio, pero se puede convertir en agudo y punzante conforme avanza el proceso. El dolor se puede concentrar solo en un lado de la pelvis.

Los siguientes síntomas también se pueden dar en un embarazo ectópico:

  • manchados vaginales o pérdidas vaginales
  • mareos o desmayos (asociados a la pérdida de sangre)
  • hipotensión (también asociada a la pérdida de sangre)
  • dolor en la zona lumbar
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Captcha *


*